7 nov. 2016

MUJERES NATURALISTAS DE AYER Y DE HOY. (1) ¿ES EL TRABAJO DE CAMPO UNA CUESTIÓN DE GÉNERO?

                                       Ilustración de Maria Sibylla Merian. (Foto. Teresa Claramunt)

7/11/2016
MUJERES NATURALISTAS DE AYER

Durante el periodo histórico de la revolución científica y la ilustración, las ciencias naturales no eran consideradas por las universidades como disciplinas con rigor científico, de forma que su estudio era realizado por personas aficionadas y sin formación específica. Paradójicamente, esta falta de requisitos permitió el   libre acceso a las mujeres a trabajar en este campo. El estudio  y clasificación de plantas, animales y fósiles se consideraba, socialmente,  una actividad totalmente adecuada para ellas.

El texto de una carta de Jean Jacques Rousseau ilustra perfectamente las ideas de esa época:
  "Creo excelente vuestra idea de entretener un poco la vivacidad de vuestra hija, y de ejercitar su atención en objetos tan agradables y variados como las plantas; aunque no me hubiera aventurado a ser tan pedante como para proponerlo yo mismo. Sin embargo, como viene de vos, lo apruebo de todo corazón, e incluso os ayudaré con ella, convencido de que, en todos los momentos de la vida, el estudio de la naturaleza disminuye el gusto por las diversiones frívolas, impide el tumulto de las pasiones, y proporciona a la mente un alimento saludable al llenarla con un objeto merecedor de su contemplación".

En este contexto se puede situar el fenómeno de la aparición de las mujeres naturalistas, mujeres que se dedicaron a estudiar los cuerpos celestes o las plantas, los animales, los minerales y los fósiles de su localidad o procedentes del nuevo mundo. Estas mujeres identificaban, clasificaban y dibujaban, de forma altruista, casi a modo de afición, todos los ejemplares que recolectaban o les eran entregados. De entre  ellas algunas escribieron e ilustraron textos que fueron durante años fundamentales  y decisivos para los métodos de clasificación biológica. Otras consiguieron viajar y formar parte de expediciones científicas para estudiar "in situ" nuevos ejemplares.

Muchas de las aportaciones de estas  mujeres naturalistas no han sido recogidas en la  historia oficial de las ciencias. Existen muchas razones que explican esta invisibilidad: la falta de valoración de su trabajo, ya que durante mucho tiempo fueron consideradas  "ayudantes" de sus maridos, padres o hermanos, el carácter de ciencia blanda que se le dio a las ciencias naturales, la ocultación tras un apellido nunca identificado como perteneciente a una mujer, el ya mencionado carácter  amateur de sus investigaciones, etc.

A pesar de todo ello  se conocen algunas de estas  mujeres naturalistas, entre las que  se pueden destacar las siguientes:

MARTINE DE BERTEREAU, BARONESA DE BEAUSOLEIL (1578-1642). Geóloga francesa, descubridora de yacimientos minerales. 

MARIA SIBYLLA MERIAN (1647-1717). Entomóloga alemana, ilustradora y viajera científica a la antigua colonia holandesa de Surinam, en Sudamérica. Allí encontró plantas y mariposas desconocidas para la ciencia de la época. 

MARIA M. WINKELMANN (1670-1720). Astrónoma alemana descubridora de un cometa. Trabajó junto a su marido el astrónomo Gottfried Kirch realizando observaciones y cálculos para producir calendarios, efemérides y almanaques para la navegación.

JANE COLDEN (1724-1766). Botánica estadounidense, describió y dibujó más de 350 plantas de Nueva York.

ANNA BLACKBURNE (1726-1793). Entomóloga británica gran coleccionista de insectos, cuya vida científica estuvo dedicada al museo Oxford Hall (Oxford). 
.  
JEANNE BARRET (1740-1807). Botánica francesa. Fue la primera mujer que realizó, vestida de hombre, un   viaje científico alrededor del mundo.

ETHELDRED ANNA MARIA BENETT (1776-1845). Paleontóloga británica gran coleccionista de fósiles.

CAROLINA HERSCHEL (1750-1848). Astrónoma alemana. Descubrió 8 cometas y 2500 nebulosas, recibiendo por ello la Medalla de Oro de la Real Sociedad de Astronomía.

MARY ANNING (1799-1847). Paleontóloga británica. Fue considerada en su época como la mujer buscadora de fósiles mas importante del mundo. Encontró el primer esqueleto de Ictiosaurus.

ANNA ATKINS (1799-1871). Botánica británica, que utilizó el proceso de cianotípia para obtener imágenes de plantas.

ANNA WORSLEY (1808-1876). Botánica británica gran conocedora de la flora de Inglaterra. Es conocida por sus grabados de hongos, conservados en el Museo Británico. 

MARY ELIZABETH HORNER LYELL (1808-1873). Geóloga británica estudiosa de la malacología. Viajó con su marido Charles Lyell haciendo dibujos geológicos y recolectando fósiles de conchas.

ANNE ELEANOR ORMEROD (1828-1901). Entomóloga británica. Se dedicó principalmente al estudio de los métodos para prevenir los daños causados por los insectos perjudiciales.

MARIANNE NORTH (1830-1890). Botánica británica. Fue una de las más importantes ilustradoras botánicas de la época. Realizó numerosos viajes por todo el mundo en los cuales fue una infatigable observadora de la naturaleza.

BLANCA CATALÁN DE OCÓN (1860-1904). Botánica española, gran recolectora de plantas y preparadora de herbarios.

CLOTILDE CATALÁN DE OCÓN (1863-1946). Entomóloga española, que realizó una gran colección de mariposas. 

Está claro que el género fue un factor determinante en la actividad profesional de las naturalistas del pasado. La cuestión que se plantea en el título nos lleva a una siguiente entrada sobre las naturalistas de hoy.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada