27 abr. 2017

ACTIVISTAS AMBIENTALES. 5 WENDY BOWMAN


WENDY BOWMAN, activista ambiental australiana, galardonada con el premio medioambiental Goldman 2017. Wendy Bowman nació y creció en Sydney, donde estudió durante cinco años diseño y artesanía en la Escuela Nacional de Arte. Se trasladó a Hunter Valley, en Nueva Gales del Sur, al contraer matrimonio con un granjero, y al fallecer  éste prematuramente tuvo que responsabilizarse de la gestión de la granja.

Hunter Valley es  una zona agrícola y ganadera que ha convivido durante mucho tiempo con la extracción del carbón en minas subterráneas. Su concienciación sobre los problemas medioambientales  generados por la minería del carbón surgieron a finales de los años ochenta. Fue cuando las galerías subterráneas contaminaron las  aguas y las tierras de la granja, y cuando la expansión de la minería a cielo abierto le obligaron a abandonar su casa.

Durante treinta años Wendy Bowman ha estado luchando para salvar las tierras agrícolas, el agua y las aldeas rurales de los impactos ambientales producidos por la extracción minera. En el año 2014 ganó el juicio contra la multinacional china YANCOAL, que iba engullendo granjas, tierras, y contaminando aguas al ir impulsando de forma exponencial las minas de carbón a cielo abierto. La decisión judicial fue muy interesante, ya que obligaba a la empresa china a comprar los terrenos de la Sra Bowman si quería continuar con el desarrollo de sus minas. Yancoal recurrió esta sentencia pero la misma fue declarada firme un año después, lo que  permitió a Wendy Bowman, y a todas las personas de Hunter Valley,   permanecer en sus casas.

Al conocer, a sus 83 años,  su reconocimiento con el premio Goldman ha manifestado que aprovechara la ceremonia de entrega del premio para hablar con el Ministro australiano de Medio Ambiente y  Energía. Le trasladará  todos los problemas de salud y medio ambiente generados por la minería en Hunter Valley. De hecho un estudio realizado por un médico local ha detectado la disminución de la capacidad pulmonar de las criaturas menores de cinco años, del aumento de casos de asma, y enfermedades del corazón entre quienes viven en la zona.

Wendy Bowman ha expresado su intención de dedicar el premio a todas las personas defensoras del Medio Ambiente.

Mujeres reconocidas con el  premio Goldman

7 abr. 2017

CIENTÍFICAS AFRICANAS QUE VAN ABRIENDO CAMINOS. NASHWA EASSA

                                                                  Foto.: Internet

NASHWA EASSA, (Omdurman, 1988). Física sudanesa especialista en nanopartículas. Estudió física en la Universidad de Khartoum (Sudan), obteniendo su licenciatura en el año 2004. Amplió sus estudios en  Linköping (Suecia) y, en el año 2012, se doctoró  en la Universidad Metropolitana Nelson Mandela de Sudáfrica. En la actualidad es profesora en la Al Neelain University de Khartoum.

Trabaja en el desarrollo de estructuras de nanotubos y nanopartículas de óxido de titanio y también está implicada en un proyecto para usar la radiación solar para tratar el agua y captar hidrógeno.

Es fundadora y presidenta de la ONG MUJERES SUDANESAS EN CIENCIA (SWSO), organización que inició su andadura en el año 2013, y que está constituida por unas cien científicas implicadas en su trabajo de una forma muy activa. Esta organización lucha para incrementar la participación de las mujeres en puestos de liderazgo en ciencia y tecnología y para aumentar la visibilidad de las contribuciones científicas de las mujeres sudanesas en el campo científico-tecnológico.

La ONG  también reconoce la necesidad de una ciencia que trabaje para mejorar la vida de la ciudadanía de los países en desarrollo. Han establecido un equipo interdisciplinario en química, física y biología para trabajar en proyectos para potabilizar el agua de la región, y están planeando establecer un laboratorio central para la investigación científica en Sudán con el fin de abordar las enfermedades endémicas y el medio ambiente.

Nashwa Eassa es también componente de la Organización para las Mujeres en la Ciencia del Instituto de Física de Sudáfrica y de la Organización Mujeres Científicas para el Desarrollo del Mundo (OWSD).

En el año 2015 fue galardonada junto con las científicas nigerianas Rabia Saïd, Mojisola Usikalu, Mojisola Oluwayemisi y la vietnamita Dan Thi Oahn con el premio de la Fundación Elsevier para Mujeres en la Ciencia en  el Mundo en Desarrollo. 


                                                          Foto.:Internet  
El Premio Elsevier está dotado económicamente con 5000 dólares y permitió a las galardonadas viajar a California (EE.UU) para presentar sus investigaciones a la comunidad científica. Nashwa Eassa reconoció la importancia del premio, para las generaciones futuras de científicas sudanesas,  con estas palabras:
"El premio es muy alentador para las mujeres árabes y mostrará a las niñas de mi país que también pueden alcanzar sus metas profesionales.

29 mar. 2017

CIENTÍFICAS EN LA LITERATURA DE FICCIÓN 11. MARIE CURIE-JED RUBENFELD


El libro del escritor estadounidense Jed Rubenfeld, La pulsión de la muerte (2012)  es una novela de intriga  política y científica. Una de las protagonistas es Colette Rousseau,  una discípula de Marie Curie que está en EEUU   apoyando una campaña de recaudación de fondos para poder comprar  un  gramo de radio para la eminente científica Marie Curie. A través de la historia de Colette se introduce mucha información sobre Madame Curie, sobre su relación con Paul Langevin,  sobre el trabajo conjunto de Marie y Pierre, de las muchas críticas que recibió,  sobre las camionetas con unidades portátiles  de rayos X en la guerra, sobre su salud, su aspecto., etc. Un ejemplo puede ser la descripción de como la protagonista conoció a Marie Curie:

- ¿Cómo conoció a Madame Curie?
La chica respondió al cabo de un rato
-Fui a la Sorbona y les dije que quería estudiar química. Tenía diecisiete años. Todos se rieron de mi porque no había hecho el bachillerato. Por casualidad, o fue la providencia, ¡quién sabe?, Madame entró en aquel momento. Nos había oído. Su presencia les aterraba. Parece mayor, pero es muy bondadosa. No sé por qué, pero se interesó por mi cuando supo que mi padre me había enseñado matemáticas y ciencia (pág. 77).  

La presencia de Marie Curie en la narración es tan potente que incluso, durante siete páginas,  se convierte en un personaje secundario. Ocurre  cuando es visitada por Colette y Younger, otro personaje principal de esta novela, para solicitarle una opinión sobre el caso que ambos están investigando.

(…)Tras saludar a viejos amigos, Colette condujo a Younger hasta la entrada de una habitación de techo alto, con una amplia ventana y un escritorio en lugar de una mesa de laboratorio. Dentro de la habitación, una mujer de pelo gris daba instrucciones a un ayudante que embalaba artefactos científicos en una caja con mucho cuidado.
Colette golpeó con los nudillos la puerta abierta y dijo:
-¿Madame?
Marie Curie se volvió y fijó la mirada:
-¿Quién es?
-Soy Colette, Madame.
-Hija mía –exclamó Madame Curie, radiante de alegría-. Ven aquí. Ven aquí ahora mismo.
Marie Curie tenía cincuenta y dos años pero aparentaba más. Pequeñas líneas verticales le fruncían el labio superior, y tenía manchas en las manos y rojas las yemas de los dedos. Llevaba el pelo recogido en un moño prieto. Un sencillo vestido negro le cubría el cuerpo entero, desde el cuello ceñido y las mangas largas hasta la falda que le llegaba a los pies. Su porte, no obstante, era erguido y orgulloso, y la suya era una de esas frentes tan despejadas y hermosas que transmiten serenidad a pesar de las adversidades del infortunio humano (pág. 379).  

En cuanto a la protagonista, Colette Rousseau  ha logrado ser  radio química, compaginando estudios y trabajo. Colette había empezado a trabajar en París con Marie Curie en los camiones portátiles de los rayos X, y en numerosas ocasiones expresa su admiración por la descubridora del radio,  sus ansías de estudiar en la Sorbona, y de  las dificultades para conseguirlo, ya que al terminar la guerra los hombres volverán a sus estudios  y habrá menos oportunidades para las mujeres.


 La trama de la novela la traslada a Nueva York,   y allí también trabaja en un laboratorio. Toda la narración abunda en continuas alusiones a Madame Curie y a aspectos de su vida. No obstante  en la construcción del personaje de Colette tiene mayor peso  su historia familiar y sus relaciones afectivas que su trayectoria profesional.

20 mar. 2017

CIENTÍFICAS AFRICANAS QUE HAN ABIERTO CAMINOS. JOSEPHINE NAMBOZE

                                                       FOTO.: INTERNET
18/03/2017

JOSEPHINE NAMBOZE  (Nsambya. Uganda, 1930). Nacida en el seno de una familia que creía en la igualdad de oportunidades, fue  la mayor de trece hermanos y tras estudiar Medicina, se  convirtió  en la PRIMERA MÉDICA DEL ÁFRICA ORIENTAL Y CENTRAL.

En una época en la que la única opción de vida de las mujeres ugandesas era casarse y conseguir una buena dote, ella decidió estudiar medicina. Para poder hacerlo se tuvo que cambiar la organización escolar, puesto que ella era alumna de un centro femenino que carecía de instalaciones adecuadas para hacer prácticas, y hubo que facilitar que las pudiese realizar en un centro masculino. En 1959  finalizó sus estudios en la Universidad de Makarene, y posteriormente se trasladó a Londres para realizar estudios de posgrado en salud materno-infantil, y a EE.UU para especializarse en salud pública.

En 1962 regresó a Uganda convirtiéndose en un referente para las mujeres de su país, que atraídas por por su carácter de pionera visitaban su consulta de forma mayoritaria. Se incorporó como profesora de Salud Pública en la Universidad de Makarene, siendo la primera profesora de Universidad de África Oriental. Su presencia en la universidad también fue un estímulo para que otras muchas chicas decidieran realizar estudios universitarios.

Josephine Namboze fue, durante el periodo 1978-1988, directora del Instituto de Salud Pública en la Universidad de Makarene, siendo también la primera mujer en dirigir este organismo.

Ha sido representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Botswana y también en Brazaville (República del Congo), donde dirigió iniciativas sanitarias para 46 países de la región.

Actualmente preside el Comité Nacional de Certificación para la Erradicación de la Poliomielitis en Uganda y colabora con numerosas ONGs.

Su trayectoria profesional ha sido reconocida con numerosos premios y distinciones. En el año 2010 la Universidad de Makarene le rindió un homenaje por haber sido una de las diez profesoras más sobresalientes de todos los tiempos. y en 2011 fue premiada por el gobierno de Uganda por sus servicios a la nación. 
   
ONU Mujeres recoge una interesante entrevista con Josephine Namboze. Una de las muchas preguntas a las que respondió fue la siguiente:


¿Cuál cree que es su mayor aportación a la sociedad?


En primer lugar, al decidirme por la medicina, ayudé a cambiar la actitud sobre la educación de las niñas y la atención sanitaria para las mujeres. Muchas niñas y mujeres ahora aspiran a puestos administrativos superiores en la medicina también, que hasta ese momento estaban reservados para los hombres. Animé a las mujeres a sentir que habían tenido la misma educación que los hombres y que podían ser aptas para distintos puestos. Hice una gran aportación en materia de desarrollo de recursos humanos de profesionales médicos en África y, como docente, dicté clases durante 20 o 25 años. Ésa es una gran contribución.

5 mar. 2017

LA ESCASA PRESENCIA DE MUJERES EN LOS PREMIOS FUNDACIÓN BBVA FRONTERAS DEL CONOCIMIENTO


                                                                                        Foto.: Teresa Claramunt
05/03/2017

Los premios Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento se  conceden desde 2008 y pretenden reconocer e incentivar la investigación y creación cultural de excelencia, en especial a aquellas contribuciones de amplio impacto por su originalidad y significado teórico, así como por su capacidad para desplazar hacia delante la frontera de lo conocido. Estos premios de carácter internacional se conceden en ocho categorías: Ciencias Básicas (Física, Química y Matemáticas), Biomedicina, Ecología y Biología de la Conservación, Tecnologías de la Información y la Comunicación, Economía, Finanzas y Gestión de Empresas, Música Contemporánea, Cambio Climático y Cooperación al Desarrollo.

Hace muy pocos días se ha conocido el nombre de los  galardonados en la categoría de Cooperación al Desarrollo, el último premio que faltaba por conceder,  de la convocatoria de 2016. Al hacer un balance,  de dicha convocatoria,  desde la perspectiva de género, se observa que este año han merecido esta distinción tres mujeres  que representan el 23% del total de premiados. Un "gran avance" si se tiene en cuenta que desde sus inicios en el año 2008 la no presencia de mujeres,  entre los galardonados, era  la tónica general de todas las convocatorias, excepto en la del año 2012, en la que también se reconoció la trayectoria profesional de tres mujeres. 

Una de las razones de la escasa presencia de mujeres en los premios Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento es probable que se encuentre en la composición de los jurados que conceden estos premios. La presencia de mujeres en los jurados de las  distintas categorías solo representan el 11,49 del total y se da la circunstancia que en  categorías tales como  Ciencias Básicas (Física, Química y Matemáticas) y Tecnologías de la información, los jurados no han contado con  la presencia de mujeres hasta la convocatoria del año 2016. En estos premios funciona el efecto "The old boys´club".

Autoras feministas anglosajonas definen el efecto THE OLD BOYS´CLUB como el fenómeno que empuja a una cooptación sistemática e inconsciente de hombres, sin recordar que hay mujeres, como si el mundo fuese asexuado, o con un solo sexo, el masculino. Es decir los hombres tradicionalmente funcionan como un clan que solo "ve" a otros hombres cuando tiene que seleccionar, nombrar para un puesto o reconocer  méritos.   

MUJERES RECONOCIDAS CON LOS PREMIOS FUNDACIÓN BBVA FRONTERAS DEL CONOCIMIENTO

1.La matemática belga INGRID DAUBECHIES fue distinguida con el premio en la categoría de Ciencias Básicas (2012) compartido con David Mumford.
2. La  ecóloga marina estadounidense JANE LUBCHENKO recibio el de Ecología y Biología de la Conservación  (2012).
3. La química atmosférica estadounidense SUSAN SOLOMON el de Cambio Climático.(2012).
4. La microbióloga y bioquímica francesa EMMANUELLE CHARPENTIER en la categoría de Biomedicina (2016) compartido con Jennifer Doudna y Francisco Martínez Mojica.
5. La química y bióloga molecular estadounidense JENNIFER DOUDNA en la categoría de Biomedicina (2016) compartido con Emmanuelle Charpentier  y Francisco Martínez Mojica.
6. La compositora rusa SOFIA GUBAILUDINA galardonada en la categoría de Música Contemporánea (2016).


  

17 feb. 2017

ACTIVISTAS AMBIENTALES 4. GLORIA CAPITÁN

                                                                                               Foto.: Internet

17/01/2017 GLORIA CAPITÁN

Ate Glo, como la llamaban sus amigas y amigos más cercanos, murió asesinada el pasado mes de julio, en su pueblo Lucanin, un municipio de Mariveles (Bataan), a unos 60km al oeste de Manila (Filipinas).

Gloria Capitán fue una mujer que participó en  numerosos movimientos sociales relacionados con el medio ambiente y la salud. Fue una activista  de  KILUSAN, organización perteneciente al Movimiento de Filipinas por la Justicia Climática, Presidenta de la Asociación de Ciudadanos Unidos de Lucanin y Líder del Movimiento Bataan Libre de Carbón.

El Movimiento Bataan Libre de Carbón es una organización que se opone de manera pacífica a la expansión de las minas de carbón y sobre todo a las instalaciones de almacenamiento de este mineral a cielo abierto. Gloria Capitán y su organización denunciaron a través de campañas, quejas ante los tribunales y  recogidas de firmas los efectos nocivos que estaban produciendo  las acumulaciones de carbón situadas en las instalaciones portuarias sobre la salud de la población, y que se traducían en enfermedades cutáneas, asmas y enfermedades respiratorias graves.

Gloria  Capitán era una mujer de 57 años, madre de cinco hijos  y abuela de 18 nietos, que regentaba un video karaoke, y cuya muerte sigue sin aclararse. Sus compañeras y compañeros de lucha han expresado su dolor y su intención de exigir responsabilidades sobre su muerte:

 "Si el asesinato de Gloria quiere silenciar a otros activistas contra el carbón como ella, están muy equivocados. En el terreno donde el cuerpo de Ate Glo cayó, donde la sangre de su cuerpo fluyó, más activistas contra el carbón y la justicia climática brotarán". 

Berta Cáceres (Honduras), Laura Leonor Vásquez (Guatemala), Lesbia Yaneth (Honduras), Gloria Capitán (Filipinas), Luz Herminia Olarte (Colombia) son mujeres asesinadas por defender el Medio Ambiente y los Derechos Humanos.  


9 feb. 2017

CIENTÍFICAS EN LA LITERATURA DE FICCIÓN. 10. MARIE CURIE-NAWAL EL SAADAWI


09/02/2017
Marie Curie es la científica más importante y más conocida, un nombre  que casi todo el mundo es capaz de recordar. No debe pues extrañarnos que sea la científica que más veces he encontrado en mis lecturas. En la novela que se comenta a  continuación su figura ejemplifica situaciones, que ya hemos visto  en otras entradas, de la serie CIENTÍFICAS EN LA LITERATURA DE FICCIÓN de este blog: se le rinde homenaje y es un referente para la protagonista de la novela La mujer que buscaba (2000) de la escritora egipcia Nawal El Saadawi.

Antes de hablar de  La mujer que buscaba, habría que señalar algunos aspectos sobre la personalidad de su autora, Nawal El Saadawi. Nawal es una de las escritoras árabes de mayor prestigio. Estudió medicina, ha sido directora general de sanidad, fue encarcelada, se exilió y volvió a Egipto después de la primavera árabe. Es feminista. Su trayectoria vital queda reflejada en todas sus obras y se evidencia de forma especial  en La mujer que buscaba. Esta novela está protagonizada por Fouda, una mujer de treinta y tantos años fascinada por la  química. Tiene un trabajo que no le gusta  en el Ministerio de Bioquímica, porque su mayor deseo es dedicarse a la investigación  y lograr un descubrimiento. En la narración se recoge de forma muy detallada la influencia que tuvo su profesora de química en su amor por esta disciplina, por   la investigación, y por cómo le  descubrió a Marie Curie:

Todos los profesores, tanto hombres como mujeres, adquirían características metálicas, con una excepción la profesora de química.
(…) lo que más  le llamaba la atención en ella era la voz, que desprendía una fragancia tan dulce como la flor de azahar o una pequeña flor de jazmín intacta. Fouda solía asistir a la clase de química con los ojos, los oídos, la nariz y los poros abiertos a  esa dulce voz y las palabras penetraban por todas esas aberturas como el aire puro y tibio.
Un día la voz le contó la historia del descubrimiento del radio. Antes le había enseñado el nombre de los hombres famosos que habían descubierto cosas. Ella la escuchaba mordiéndose las uñas y se decía que, si fuera hombre, sería capaz de hacer lo mismo. Aunque no lo tenía muy claro, sentía que el talento de aquellos descubridores no era mayor que el suyo.  Era evidente que, por el mero hecho de ser hombres, ellos podían hacer cosas que a las mujeres les resultaban imposibles. No porque fueran más capaces, sino porque esa masculinidad era, por si misma, uno de los requisitos para el descubrimiento.
Sin embargo hubo una vez una mujer que hizo un descubrimiento, una mujer como ella, no un hombre (págs: 36-37).

Otro aspecto muy importante  a remarcar en esta novela es el papel que juega  la madre de la protagonista.  Fouda es hija única y vive con su madre viuda, pero su comportamiento en relación con  el proyecto de vida de su hija contrasta con el de las madres a las que me he referido con anterioridad. Ella le impulsa a estudiar, aunque hubiese preferido  que estudiase medicina, y   es la primera que le habló de Marie Curie:

 “Tu futuro está en los estudios, hija mía. Los hombres no sirven para nada” (pág.:  24), “Llegarás a ser famosa, como Madame Curie” (pág,: 32).

El tema de la soltería, de la soledad de las mujeres que investigan, de las dificultades para formar una familia al uso más tradicional, también está presente en esta narración. Las palabras del casero de Fouda no pueden ser más clarificadoras al respecto:
¿Para qué desperdiciar  su juventud con preocupaciones? Fíjese –le dijo señalando las calles- Mire como disfruta de la vida la gente joven como Ud., mientras usted está aquí, en su laboratorio sumida en su trabajo analítico y en sus investigaciones. (…)
  -Habla de la química como si hablara del hombre a quien ama… ¿Ha estado enamorada alguna vez? (págs.:116- 117)   

(…) Para emprender una investigación de verdad hay que dedicarle la vida entera y entonces uno pierde toda posibilidad de vivir la realidad (pág.: 138).